ADVERTENCIA: Para poder apreciar correctamente la calidad de las imágenes y los textos, se ha de poseer de manera innata una pizca de sensibilidad hacia la naturaleza. De otra forma el visionado de imagenes y la lectura podría resultar dañina para la vista, llegando incluso a producir efectos negativos irreversibles en el nervio óptico (se conocen casos de gente que no estaba preparada).


Sé valiente e inténtalo.


Cuando nos veamos, te miraré a los ojos y sabré así si tu vista ha sido capaz de aguantar tanta belleza.

Adelante, pónte cómodo y pasea por mi blog.

Espero que sepas disfrutarlo.
Si pinchas sobre la foto accederás a un nuevo mundo.
Algunas tienen sorpresa, otras no. Cada día serán más las pertenecientes a este mundo paralelo.
Jag ber om ursäkt för min dåliga svenska.
Jag kommer att förbättras successivt.

La estrella de las cunetas

Fumaria officinalis 
Fumaria officinalis

El nombre genérico de esta especie (Fumaria del latín fumus, humo) proviene del antiguo uso que se daba a esta planta con la que se hacía un jugo que se utilizaba para que no volvieran a crecer los pelos de las cejas, después de habérselos depilado debidamente, si una gota de ese zumo te caía en el ojo te producía un lagrimón igual que si se te hubiera metido humo , de ahí como digo, su nombre.

Tambíen tiene otros usos tradicionales, como es tomada en infusión que estimula las secreciones biliares y activa la función del hígado. Puede que sea un buen sustituto natural de las sales de magnesio mezcladas con zumo de cítricos que aconseja Andreas Moritz en el apartado de Limpieza Hepática de su libro "Los secretos eternos de la salud", seguro que sabe mejor...


4 comentarios:

  1. Una foto magnífica y un ángulo muy original para mostrarnos la fumaria

    ResponderEliminar
  2. El nombrecito parece que está cogido por los pelos... de las cejas, claro.
    Saludos Goyo.

    ResponderEliminar