ADVERTENCIA: Para poder apreciar correctamente la calidad de las imágenes y los textos, se ha de poseer de manera innata una pizca de sensibilidad hacia la naturaleza. De otra forma el visionado de imagenes y la lectura podría resultar dañina para la vista, llegando incluso a producir efectos negativos irreversibles en el nervio óptico (se conocen casos de gente que no estaba preparada).


Sé valiente e inténtalo.


Cuando nos veamos, te miraré a los ojos y sabré así si tu vista ha sido capaz de aguantar tanta belleza.

Adelante, pónte cómodo y pasea por mi blog.

Espero que sepas disfrutarlo.
Si pinchas sobre la foto accederás a un nuevo mundo.
Algunas tienen sorpresa, otras no. Cada día serán más las pertenecientes a este mundo paralelo.
Jag ber om ursäkt för min dåliga svenska.
Jag kommer att förbättras successivt.

Libélulas y demás vida en Hornachuelos (segunda parte)

Continúo con el paseo que inicié en la entrada anterior.

A la hora de la comida nos fuimos a un lugar un poco más fresco, ya que las tempertauras comenzaban a escalar en la escala del termómetro. El lugar elegido fue el Río Guadalora, un cauce de aguas totalmente transparentes con exuberante vegetación riparia y rocas.

No hizo falta recorrer mucha distancia por la ribera en busca de un buen lugar donde observar libélulas. Abundaban los lugares idóneos con partes soleadas y de umbría con pequeñas playas de guijarros y algunas pozas con vegetación acuática emergente.

Ya de camino pudimos observar un ejemplar de Libythea celtis, especie de mariposa dependiente como su nombre hace referencia, de los almeces (Celtis australis). Esta se encontraba en un jóven almez, pero al acercarme se cambió de lugar. Luego veríamos algún ejemplar más debido a la abundancia de almeces en la zona.

 Libythea celtis


El río también acogía a otros habitantes como es el caso de este galápago leproso (Mauremys leprosa) que quiso posar para la cámara instantes antes de desaparecer en la orilla opuesta. Fue una gozada verlo bucear en esas aguas tan cristalinas.

Mauremys leprosa

 Mauremys leprosa


Pero vamos a lo que vamos, las libélulas. Comenzaré con los zygopteros.
Los  Erythromma lindenii descansaban plácidamente sobre las flores de los ranúnculos que emergían del agua, algunos realizaban cópulas y ponían huevos en esa misma vegetación en las áreas más remansadas de la corriente.

Erythromma lindenii

 Erythromma lindenii


Otro de los zygópteros frecuentes de encontrar en estas aguas eran los Calopteryx haemorrhoidalis de la subespecie haemorrhoidalis, llamados así porque los machos tienen la parte inferior el extremo final de su abdomen de color fucsia, como si lo tuvieran irritado. Es frecuente verles levantar esa parte del abdomen mostrando dicha coloración. Las hembras son diferentes a los machos, aqui os dejo una foto de una de ellas que quiso posar a la caída de la tarde.

Calopteryx haemorrhoidalis

Calopteryx haemorrhoidalis haemorrhoidalis


Los ansiopteros eran mucho más frecuentes en este río. A lo largo de toda la ribera se veían volar libélulas de diseño atigrado, la mayoría eran de la especie Onychogomphus uncatus. Muchos descansaban en las piedras del cauce tolerando a otros machos de su misma especie a escasos centímetros, por lo que se deduce que no son muy territoriales.

Onychogomphus uncatus
 Onychogomphus uncatus


Algunos acababan de emerger y mientras estiraban sus alas me daban la oportunidad de hacerles unas fotos un poco más cerca de lo habitual. En este estado (teneral) parecen tener alas de cristal.

Onychogomphus uncatus
 Onychogomphus uncatus


Otra de las libélulas de rayas amarillas y negras que pudimos observar fueron las Gomphus simillimus, que aunque en número mucho menor que las O. uncatus, tuvimos la suerte de ver varios ejemplares, algunos de ellos realizando cópulas en vuelo.

Gomphus simillimus
 Gomphus simillimus


Y una tercera especie de libélula que observamos de coloración parecida y tamaño algo mayor que las anteriores fue la Cordulegaster boltonii de la subespecie algirica. Fueron pocos los ejemplares de esta especie observados durante el día. La de la foto ya parecía buscar un lugar para pasar la noche. A diferencia de las anteriores a estas libélulas les gusta relajarse posadas en posición vertical.

Cordulegaster boltonii
 Cordulegaster boltonii algirica


También vimos unas cuantas Oxygastras curtisii, preciosas con sus vuelos sistemáticos recorriendo su territorio celosas de cualquier otra libélula que entrase en su espacio aéreo a las que forzaban a volar en otras localizacioines. Incansables en sus vuelos, no pudimos observar ninguna descansando posada entre la vegetación, así que de esta no hay fotos (un buen motivo para volver por ese lugar).

Os dejo un par de imagenes más de las más colaborativas y abundantes libélulas del río Guadalora, las Onychogomphus uncatus.

Onychogomphus uncatus
 Onychogomphus uncatus

Onychogomphus uncatus
 Onychogomphus uncatus

9 comentarios:

  1. La verdad es que es una gozada verlas recorrer rio arriba y abajo, defendiendo territorio. A mí este año me falta observación de libélulas. Se echan de menos. Tendré que dejarme de jabalíes y visitar rios! ;))
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los jabalíes también tienen lo suyo. A mi me han dado subidones de adrenalina con machos grandotes encarándose conmigo en un descampado...

      Eliminar
  2. Exquisito paseo entre libélulas. Me gustan todas las fotos, pero especialmente la que muestra a la libélula posada sobre una piedra mientras la corriente fluye "desenfocadamente bella".
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fluidez del agua fue una grata sorpresa que descubrí al revelar la foto. Cuestión de suerte.

      Eliminar
  3. Uf, Goyo hace tiempo que no me dejo caer por esta preciosa zona que es el río Guadalora, lugar que hace unos años frecuentaba muchísimo. Esta entrada me trae muy buenos recuerdos de ese lugar en el que ya ni recordaba que existen tantas libélulas :-)
    Me alegra saber que te gustó la versión de "Three little birds", desde luego frescura y originalidad no le falta y eso es difícil con una canción de ese nivelazo :-)

    ResponderEliminar
  4. Un buen lugar el Gadalora, no sólo para observar a las libélulas en sus ires y venires, sino también por ejemplo para simplemente dejar que la naturaleza te susurre al oído los ecos de la vida que alberga salpicados de la frescura de sus aguas corrientes.

    Respecto a la canción interpretada de una forma tan peculiar por The Postmarks, la tendré en cuenta para futuras sonorizaciones de mi blog.

    Gracias Juan.

    ResponderEliminar
  5. Me ha agradado mucho encontrarme con tu blog,es una maavilla.
    Ese galapago parece mas un europeo
    que un leproso,aun así la foto es fantastica,y bueno solo me queda decirte que tienes un seguidor más.

    Salu2 (http://www.laretamadelsur.blogspot.com)

    ResponderEliminar
  6. Perdón por el comentario de antes ,no es un europeo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Juan. Espero leerte a menudo por aqui.

      Eliminar